El vestido de novia perfecto según tu tipo de cuerpo

 

La mayoría de las mujeres soñamos con el día de nuestra boda. Con cada detalle, momento, y con las personas que queremos que estén el día más especial de nuestra vida. No queremos dejar nada al azar pues este gran paso significa que decidimos compartir nuestra vida con la persona que amamos, pero en medio de toda esa algarabía de sentimientos y de estrés logístico, lo más importante y el motivo principal por el cual nos despertamos a la media noche es NUESTRO VESTIDO DE NOVIA.

 

Para que quedemos tranquilas por haber elegido el vestido perfecto y así ganar el título de la novia del año, debemos tener en cuenta algunas reglas básicas que requieres saber para elegir el vestido que hicieron los dioses para ti.

 

Para empezar, debes saber que no todos los vestidos ni los escotes o cortes les quedan bien a todos los tipos de cuerpo y si eliges uno, solo porque es un lindo diseño, puedes correr el riesgo de que lo único que brille sea la argolla de matrimonio y no tú. El vestido ideal debe realzar tu figura; jugar perfectamente con tu morfología corporal, debe hacerte sentir cómoda y muy hermosa. Esto lo vamos a lograr si primero identificamos cuál es nuestro tipo de cuerpo y buscando un vestido ideal.

 

A continuación, quiero explicarte como identificar tu tipo de cuerpo y cuál es el vestido que te hará lucir como una princesa el mejor día de tu vida.

Encuentra tu tipo de cuerpo:

 

Reloj de arena:

 

Es el tipo de cuerpo ideal para las mujeres. Los hombros, busto y cadera están en la misma línea y la cintura es bastante pronunciada. Si tu cuerpo es reloj de arena ¡Alégrate! Tu puedes buscar cualquier diseño, pero te recomendamos mantener el equilibrio natural de tu ya perfecta figura.

 

Triangulo o pera:

Esta tipología de cuerpo se caracteriza por tener mayor volumen en caderas y piernas que en hombros y busto. Es un cuerpo en el que la parte superior se ve pequeña pero la figura se abre en A. Si este es claramente tu tipo de cuerpo, debes llamar la atención con tu vestido en la parte superior con pedrería, encajes, accesorios y hombros descubiertos. No pongas demasiada tela en la cadera porque hará que esta se vea más grande, así llegarás visualmente al reloj de arena.

 

 

 Triángulo invertido:

 

La característica más evidente de este tipo de cuerpo es que la parte superior es claramente más ancha que la cadera. Hombros, busto y brazos dan, visualmente la sensación de que la cadera es mucho más angosta. Si este es tu tipo de cuerpo debes pensar en llevar toda la atención del vestido de la cintura para abajo. Telas plisadas, corte princesa, pedrería, etc. No vayas a ponerte un vestido corte sirena con mangas ¡por favor!

 

Rectángulo:

 

Una persona con un cuerpo rectángulo tiene las mismas proporciones en hombros, cintura y cadera. Es un tipo de cuerpo que solo necesita resaltar la cintura y marcarla visualmente. Si es el tuyo, relájate, es muy fácil marcar la cintura con cintas, cortes, pedrería o lo que se te ocurra.

 

Oval o manzana:

 

Este tipo de cuerpo se caracteriza por tener la zona abdominal más pronunciada que los hombros y la cadera. Por lo general hombros y cadera tiene la misma proporción, pero el abdomen predomina. Si este es tu tipología de cuerpo lo que debes hacer es mantener la atención en la zona de los hombros y en la cadera, esto va a equilibrar tu cuerpo y distraerá la mirada a otras zonas de tu cuerpo.

 

Ahora si estás lista para empezar a buscar el vestido perfecto con el que darás el SÍ. Recuerda que es muy importante que conozcas tu cuerpo y que los accesorios, peinado y maquillaje vayan acordes a tu vestido.

Espero hayas disfrutado mucho este artículo y si tienes preguntas nos encantaría que nos escribas para resolver tus dudas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas