San Valentín, una oportunidad para sorprender con estilo

Te acompañamos a celebrar esta fecha especial.



Globos de corazones, rosas rojas y chocolates premium… Suspiramos cada vez que llega esa época del año en que el amor es el verdadero protagonista. El tiempo se hace perfecto para volvernos chefs, escritores y hasta cantantes para demostrar nuestros sentimientos. ¿Cómo? Preparando una cena romántica, dándole vida a un poema o dedicando una hermosa canción. Es por eso (y mucho más) que San Valentín ha tomado tanta fuerza en nuestro país y en el resto de América Latina, ya que le otorga un espacio valioso al mes de febrero para conmemorar a los enamorados.


Para los más tradicionales, una cena romántica sigue siendo el as bajo la manga para celebrar en pareja. Según Paula Rojas, docente de la Escuela Colombiana de Imagen y Estilo, para llevar a cabo un plan memorable como este hay que tener en cuenta varios puntos clave: la decoración, la mesa, el menú, el regalo, entre otros. ¡Pero calma! Te compartimos el checklist ideal para sorprender como es debido.


La decoración

“Debes resaltar con aquellos colores que representan a San Valentín, los cuales son el rojo y el blanco. Utiliza confeti de mesa en forma de corazón, aros de servilleta con diseños de besos, velas rojas y blancas, pétalos de rosas, aromas seductores, etc. Es importante enfatizar en la decoración ya que haces que tu invitado se sienta querido, además de conectarse con la temática y la ocasión de la velada”.


La mesa

“Poner correctamente la mesa comunica interés, dedicación, respeto, elegancia. Por otro lado, genera recordación positiva. Para ello, los artículos que debes tener a mano son: cuchillo, tenedor, cuchara de sopa (de ser necesario), cuchara de postre (si es líquido), tenedor de postre (si es sólido), servilleta de tela o elegante desechable, copa de vino (de ser necesario), copa de agua y vaso de cristal para otra bebida”.


El menú

“Entre los más recurrentes, destacan el menú de comida italiana o asiática. Aunque todo dependerá del gusto, la hora y la disposición de ambos. Lo que no se recomienda para esta ocasión es el servicio tipo buffet ni tipo coctel (pasabocas). Como invitación formal, debe realizarse en la mesa del comedor de nuestra casa o en un lugar adecuado donde se pueda compartir un servicio a la mesa”.


El regalo (opcional)

“Si vas a obsequiar un detalle, el protocolo indica que se debe entregar en el cuarto tiempo de servido, que es el postre. Si por algún motivo no hay dicho momento, entonces das un tiempo de diez minutos luego de terminar el plato fuerte para que solicites que se retiren o si tú eres el que sirve, procedes a hacerlo, para luego concluir con el regalo. No olvides pensar siempre en eso que hará sonreír a la otra persona”.


Entradas destacadas